andthatwascalledlove.jpg

Helí­ Garcí­a

1983, Granada

Licenciado en Bellas Artes y DEA (Diploma de Estudios Avanzados) en Bellas Artes, por la Universidad de Granada. 

Su obra es esencialmente pictórica, fiel defensor de la pintura como medio, le interesa el trato directo con el material; la  creación inmediata, sin grandes necesidades que puedan entorpecer el proceso creativo. Conceptos como la fugacidad del tiempo, la vanidad o la inocencia, suelen estar presentes en su obra. 

“Aspiro a crear algo ajeno a las normas y leyes existentes en el mundo real, pero no ajeno al mundo mismo. No creo en lo puramente artístico, sino en el arte que, además de estar profundamente marcado por las vivencias del autor, asume e interpreta de algún modo el contexto histórico y social en que éste surge.”

Cada pieza es parte de una composición mayor en la que reaparecen e interaccionan diversos elementos. Cada imagen ofrece connotaciones y juegos de polisemia -la posibilidad de una experiencia- pero ésta cobrará mayor interés en relación con el conjunto. “Me fascina la forma en que una imagen altera o completa la lectura de otras. Por otra parte, de esta forma trato de vencer la limitación del soporte: la obra ya no es un objeto, sino el contexto compuesto por todos ellos. ”

www.heligarcia.com

Search for artworks by Helí­ Garcí­a
exhibition

ZOOLILOQUIOS

Helí­ Garcí­a

09
Apr 2014
to
04
May 2014

Inauguración: Miércoles 9 a las 20.00h. 

Disciplina: Pintura
Técnica: Acrílico / Óleo sobre tela y tabla

Zooliloquios, se basa en una reflexión acerca de las conductas humanas y los roles sociales, a través de analogías con estructuras presentes en la naturaleza. 

En el mundo animal encontramos miles de ejemplos de esas estructuras de poder, jerárquicas, de sumisión y de dependencia recíproca. Todo ello sirve para ilustrar una visión creativamente subjetiva del momento histórico en que nos encontramos. Casi nada parece estar claro y, aquello que lo parece, resulta inquietante. Caído el telón de los órdenes, vemos la clara diferencia entre el depredador y el carroñero. Cuando el animal doméstico ve peligrar su alimento, entiende tarde que ha perdido uñas y colmillos.

En la desnaturalización del animal, producto de su posesión como mascota, encuentro una convergencia muy interesante entre el mundo salvaje y la civilización. No existe realmente un límite claro. Los modelos animales que encontramos se humanizan al contacto con un entorno urbano, o con elementos que nos remiten a diversos contextos sociales. Esa humanización del animal –salvaje o doméstico, desnaturalizado- también se lleva a cabo mediante la propia pintura: el retrato, históricamente utilizado para señalar la valía o el poder del retratado, nos hace pensar en la posición que el animal representado podría ocupar en la sociedad.

Upcoming Events
No events to show

Archive
@miscelanea